Un lugar donde la tranquilidad es parte del paisaje.

El Lodge Atamisque ha sido creado para disfrutar de los placeres de la vida rural mendocina: sol, paz, buen clima, paisajes de viñedos y frutales con magníficas vistas a la Cordillera de Los Andes; noches de cielos claros, llenos de estrellas. Los excelentes vinos de la bodega se pueden disfrutar junto a los excelentes platos servidos en el Rincón de Atamisque, pequeño restorán de campo situado en la misma propiedad, donde la trucha, criada en el lugar, es la estrella principal.